● Jue 22 de Septiembre 2022

Estudiantes de la región conocen laboratorios de inocuidad alimentaria y de micotoxinas de la UOH

Escrito por Universidad de O'Higgins

 

El evento se llamó Ciencia Abierta y se enmarcó en las actividades del 7mo. aniversario de la Universidad de O’Higgins.

 

En el Campus Colchagua de la Universidad Estatal de O’Higgins se abrieron los Laboratorios de Inocuidad Alimentaria, micotoxinas, nematología, fitopatología, inmunidad vegetal, genética y hospedero patógeno, con el objetivo de que escolares, estudiantes universitarios, funcionarios/as, profesores/as y académicos pudieran conocer de cerca el trabajo que realizan los investigadores de la UOH.

“El laboratorio abierto es una instancia excepcional para acercar a la comunidad en general a la ciencia y a nuestro quehacer diario en investigación y docencia”, señaló Claudia Foerster, médica veterinaria, PhD y coordinadora del proyecto “Transferencia de un modelo de inocuidad agroalimentaria regional” de la UOH.

Este proyecto es ejecutado por el Instituto de Ciencias Agroalimentarias, Animales y Ambientales, ICA3, de la Universidad de O’Higgins y financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional. Esta iniciativa contempló la creación del Laboratorio de Inocuidad Alimentaria (LIA) enfocado en el análisis microbiológico de los alimentos y que para el aniversario de la universidad abrió sus puertas a la ciudadanía.

La investigadora comenta que: “Dentro de la línea de Inocuidad Alimentaria del ICA3, tenemos el laboratorio de Investigación de micotoxinas el cual busca determinar la concentración de toxinas producidas por hongos filamentosos en alimentos y, por otra parte, el Laboratorio de Inocuidad Alimentaria (LIA), que se encarga de buscar la presencia y la cantidad de diversos microorganismos en los alimentos”. Ambos se encuentran ubicados en el Campus Colchagua UOH.

En particular, los estudiantes pudieron conocer las modernas instalaciones del LIA donde se les explicó las zonas que subdividen la instalación global y se les detalló las principales funciones y actividades realizadas en cada área y cómo se consigue con medidas de bioseguridad cuidar al personal, muestra, el entorno y el ambiente de la contaminación cruzada. Además, se les enseñó en forma simple cómo se realiza un análisis microbiológico para un alimento.

En la oportunidad también se les explicó sobre las 5 claves que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS): poner atención a la limpieza, separar los alimentos crudos de los cocinados, cocinar completamente los alimentos, mantener los alimentos a temperatura segura y preocuparse del agua y materias primas seguras.

También se les mostró cómo ordenar el refrigerador correctamente, pudieron observar las hifas de un hongo mediante microscopio y finalmente, cómo se realiza la metodología de extracción para separar los componentes de una mezcla para posteriormente cuantificar micotoxinas y otros contaminantes utilizando cromatografía y ELISA líquida (HPLC).

Como parte del proyecto FIC, prontamente el LIA estará acreditado por el Instituto Nacional de Normalización (INN) y podrá realizar servicios para productores y comunidad.

Te Recomendamos

Viernes 24, Mayo

UOH fortalece la formación en matemáticas con experiencia internacional en la Universidad Nacional de Costa Rica

El objetivo fue obtener insumos para mejorar la carrera de Pedagogía en Matemática, fortaleciendo así su proceso de rediseño curricular y garantizando un alto nivel de calidad en la formación de sus estudiantes.

Saber más
Viernes 24, Mayo

Ciclo de Seminarios ICA3: un viaje a través del metabolismo del ARN

El investigador Uri Aceituno presentó su trabajo, que realizó en su estancia doctoral, y los alcances que puede tener frente al cambio climático, donde se requerirá de plantas más resistentes a entornos hostiles.

Saber más
Viernes 24, Mayo

Regulación del uso de celulares en aulas: destacan beneficios para el aprendizaje y la conducta escolar

Un estudio destaca que restringir el uso de celulares en las aulas mejora el comportamiento, el rendimiento académico y reduce el bullying.

Saber más